Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de página web.

Ver información de cookies

Bocaditos para dinamizar la hostelería

Comentarios (0)

Bocaditos para dinamizar la hostelería

La hostelería es uno de los sectores que más ha sufrido en esta pandemia. Las administraciones públicas han destinado millones de las ayudas y subvenciones pero no han sido suficientes. Ahora, es el momento de dinamizar el sector y una buena propuesta pueden ser rutas y acciones que animen a los clientes a consumir en ellos. 

El sector está demandando ayudas que les ayuden a salir del pozo al mismo tiempo que los propietarios de bares y restaurantes inventan nuevas medidas para que las mermadas cajas de sus negocios puedan salir de los números rojos y cubrir los gastos fijos de cada mes.

Adaptarse o morir, esto es lo que están pensando muchos de los empresarios que quieren mantener sus negocios en tiempo tan convulsos como los de pandemia. Y desde administraciones como los ayuntamientos o mancomunidades o asociaciones es el momento de apoyarlas con acciones locales promocionales.

Este es el caso de “ Mi ciudad a bocaditos”, una acción de Mi Campaña que diseña una ruta urbana ofrece una amplia oferta gastronómica, a modo de pinchos, a precios muy populares. Así, además de animar las cajas de los establecimientos, se reclama a los bares y restaurantes como un lugar de encuentro. 

Nuevos hábitos en el sector de la hostelería

El take away, el llevárselo a casa, es una de las fórmulas que se han implementado para mantener las cancelas abiertas. El servicio a domicilio o delivery es la tabla de salvación para muchos de ellos. Aunque las ganancias no son las mismas que mantener el establecimiento abierto y las mesas llenas, algunos clientes no han abandonado a sus hosteleros y son fieles a la cita cada viernes y cada sábado con las cenas para llevar. Ahora, los negocios están ofreciendo una carta especial y recipientes que les garantizan a los clientes una comida a gusto y de calidad. Y la implantación de este sistema que ya empezaba a hacer pinitos antes de la pandemia será una de las fórmulas que se disparen una vez finalizada ésta. Todo ello estará aderezado con la puesta en marcha de la digitalización de estos negocios y el incremento en el uso de las redes sociales y plataforma digitales a la hora de recibir y enviar servicios así como para el pago anticipado de los menús que se entreguen. 

Los hosteleros ven con buenos ojos cómo algunos territorios debido a la mejoría de los números en la incidencia covid-19 empiezan a levantar la mano con las restricciones horarias y de reunión pero, al mismo tiempo reconocen que muchas de las soluciones que han servido de parche en los meses más aciagos han llegado para quedarse. Por exigencias de los clientes, se han modificado muchos hábitos de servicio a raíz de la expansión del virus y las normativas de distanciamiento social y cuarentena impuestas por los gobiernos. Muchos serán los que se han habituado a llevarse la comida a casa o a la oficina y reducir el tiempo que pasan en la mesas de un buen restaurante sobre todo entre semana. 

La seguridad alimentaria también es una de las cuestiones que se mimara, una vez desaparezcan los peores efectos de la covid-19. La limpieza, la higiene es uno de los elementos que serán imprescindibles mantener si el negocio de hostelería quiere mantenerse. Los clientes están mucho más sensibilizados con este tema y desde que se declaró la pandemia se ha primado a aquellos que eran más exigentes con la limpieza. Dar un extra de atención al tema de la seguridad, se considera un valor agregado al servicio.

En este sentido, la ventilación de los establecimiento y un servicio de terraza durante todos los meses del año será un valor en alza para quienes sobrevivan Además, cada vez serán más los clientes que llamen para reservar su mesa. 

2021 está siendo y va a seguir siendo un año duro para la hostelería aunque parece que lo peor ya ha pasado. Los hosteleros después de esta debacle deben poner en marcha un proceso de adaptación a los nuevos hábitos que ha creado la enfermedad. Los clientes volverán a salir de restaurantes pero en más de una ocasión quedarán con los amigos en casa y el recurso más fácil será optar por el servicio a domicilio. El consumo digital se disparó durante el pasado año y cerca del 40% de los clientes afirman que reserva más on-line en restaurantes desde la llegada del Covid-19. Ahora la comida se lleva a casa pero cada vez son más los que piden que les lleven sus menús a espacios abiertos como parques o playas.