Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de página web.

Ver información de cookies

Las nuevas rutas gastronómicas

Comentarios (0)

Las nuevas rutas gastronómicas

La crisis sanitaria ha azotado con fuerza al sector de la hostelería. Los diferentes órganos públicos han dirigido ayudas a esta industria, pero han sido insuficientes. Han prometido más subvenciones, pero mientras estas llegan los hosteleros se han visto obligados a reinventarse. 

La gastronomía local está considerada como la expresión de la identidad de los pueblos y las rutas gastronómicas son una buena manera de motivar el consumo en bares y restaurantes de una ciudad. Este tipo de rutas ofrecen las especialidades de cada establecimiento en forma de pincho o de tapa, por un precio popular. Con esto se combinan experiencias culinarias muy diversas.

Este tipo de rutas han hecho siempre que los bares y restaurantes fuesen lugares de reunión, pero a causa de la pandemia se ha empezado a aplicar otro tipo de ruta en la que el take away es el protagonista. Llevarse la comida a casa ha supuesto un respiro para muchos de los hosteleros que durante la pandemia y los meses posteriores estuvieron con las persianas bajadas. El take away permite que los consumidores disfruten de los platos típicos de los restaurantes y bares sin la necesidad de estar compartiendo un mismo espacio con otra gente, algo que tras la pandemia asusta a muchos. Gran parte de nuestros hábitos se han modificado tras la pandemia, por ello esta forma de consumo ha llegado para quedarse. 

Es necesario para la supervivencia de los bares y restaurantes que el sector de la hostelería se adapte a esta nueva situación y a las nuevas costumbres de los consumidores, ya que los tiempos han cambiado muy probablemente para siempre.